domingo, 2 de octubre de 2011

Sólo dime que quieres, y pondré el mundo a tus pies.

¿Sabes? No necesito el paraíso. No necesito que me prometas un siempre, que los dos sabemos que eso es imposible. No necesito ser la pareja que todo el mundo envidie. No quiero ser toda tu vida, simplemente la mejor parte de ella. No necesito un mensaje de buenos días todas las mañanas ni uno de buenas noches todas las noches. No, creo que no necesito nada de eso. Yo necesito poco. Necesito que tardes como esa se repitan una y otra vez. Necesito que me recuerdes lo mucho que me quieres, pero solo cuando lo sientas realmente, si no, no me sirve. Necesito que cuando te entre un impulso, me des unos de esos abrazos que me llevan al fin del mundo. Y bueno, si nos ponemos a pedir, también me gustaría que me hicieras sentir como si fuera la única chica en el mundo, o bueno, por lo menos, la única de tu mundo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario