martes, 29 de noviembre de 2011

Que no estemos juntos, no significa que no te quiera;

Y me pregunto por qué a estas alturas sigo pensando en ti. El destino es injusto, por lo menos el mío. Sería todo más fácil si decidieras salir de mi cabeza, por lo que veo eso es imposible. Igual que sacarte de mi vida ¿Para qué? No quiero un mundo donde tú no estés, pero tampoco quiero vivirlo contigo .No así. No quiero ni un día más en el que tenga que arrepentirme de mis palabras. Y de mis hechos. Sólo quiero ser feliz de una vez, si no es mucho pedir. Dicen que el tiempo pone a cada uno en su lugar, espero que este no sea el mío...

martes, 22 de noviembre de 2011

Sólo existe la vida amándote.

Me encanta su sonrisa, su pelo, sus rodillas, me encanta hasta el lunar que tiene en la piel, la forma en que a veces se moja los labios antes de hablar y el sonido de su risa. Me encanta mirarle cuando estás distraído o escuchar esa canción cada vez que pienso en él. Me encanta también como consigue que me sienta, hace que todo sea posible. No voy a mentirte, eres lo primero en lo que pienso cada mañana al despertar y en lo último que pienso antes de dormirme cada noche. Tampoco te voy a negar que al cabo del día te piense 1.967.246.987 veces y que no te despegas de mi mente ni en mis sueños. No te voy a negar que te quiero.


sábado, 12 de noviembre de 2011

Me hace falta una dosis de tus besos;

Y de repente te das cuenta de que todo ha terminado, de verdad.  Ya no hay vuelta atrás, lo sientes. Y justo entonces intentas recordar en qué momento comenzó todo, y descubres que todo empezó antes de lo que pensabas, mucho antes. Y es ahí, justo en ese momento, cuando te das cuenta de que las cosas solo pasan una vez, y por mucho que te esfuerces ya nunca volverás a sentir lo mismo. 

 

 

domingo, 6 de noviembre de 2011

Una bala perdida, hecha a mi medida.

Si dijera que no te echo de menos estaría mintiendo, porque sí, te echo de menos y no sabes cuánto. Te necesito, necesito esos besos que me dabas, esos abrazos que me hacían sentirme segura, esas miradas que me lo decían todo, necesito tocar tu pelo y acariciar tu cara, te necesito a ti. Parecerá una tontería pero esas pequeñas cosas son las que me hacían ser feliz, tú me hacías feliz, y a pesar de todas las cosas malas que han sucedido y de todos los obstáculos que hay en el camino te sigo amando como el primer día o incluso más, porque no hay nada que pueda con esto que siento. No sé donde estarás ni si quiera si piensas en mí, pero sólo sé que te echo de menos y que daría cualquier cosa por verte, por ver esos ojos que adoraba o esa sonrisa que tanto me gusta, necesito tus bromas que aunque me hicieran cabrear me gustaban, porque me encantaba la manera en la que me pedías perdón, me encantaba cuando me tenía que ir y tú me decías que no me fuera, que me quedara un poco más... pero ahora ya no hay nada de eso.



jueves, 3 de noviembre de 2011

Seamos realistas, pidamos lo imposible

Me atrevería a jurar que nunca he sentido nada así. No voy a decir lo típico, lo de siempre, que te quiero, que eso lo sabes de sobra. Que podría decírtelo en cualquier idioma, podría cantártelo, y podría también gritártelo, pero que prefiero demostrártelo. Que no hay nada mejor que levantarse con tu imagen tatuada en la cabeza. Llegaste tú, y me rompiste los esquemas, cambiaste totalmente mi perspectiva de la vida. ¿Sabes lo que es eso? Es algo mágico, es algo, imposible de describir con palabras. Te cambia la vida, en resumen. Aunque son cosas que te digo en muchas ocasiones, te quiero, pero por supuesto, tu eso ya lo sabes.  

PD: gracias.