sábado, 12 de noviembre de 2011

Me hace falta una dosis de tus besos;

Y de repente te das cuenta de que todo ha terminado, de verdad.  Ya no hay vuelta atrás, lo sientes. Y justo entonces intentas recordar en qué momento comenzó todo, y descubres que todo empezó antes de lo que pensabas, mucho antes. Y es ahí, justo en ese momento, cuando te das cuenta de que las cosas solo pasan una vez, y por mucho que te esfuerces ya nunca volverás a sentir lo mismo. 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario